Una radio comunitaria para dar voz a un pequeño pueblo de la selva peruana

 

 

 

Una periodista, una educadora infantil y una administradora de empresas están impulsando el proyecto “AmazOndas”, para crear una radio comunitaria en Santa Clara de Ojeal, un pueblo de 900 habitantes en la selva de Perú. Fátima González Donado, actual redactora de Newtral que ha pasado porEl Objetivo (la Sexta), la SER o eldiario.es, ahora tiene la cabeza puesta en este trabajo de cooperación que comparte con Andrea y Pía. Las tres han promovido una campaña de crowfunding para costear la emisora en un lugar donde solo hay tres horas de electricidad al día. Todo empezó por la creación de una escuela para enseñar valores y autoestima a los niños que, en muchos casos, sufren violencia. Y de ahí pasó al proyecto de comunicación como herramienta para generar debate y mejorar la convivencia dentro de esta comunidad que vive a orillas del río Amazonas.

 

Por Rodrigo Campos

 

¿Cómo surge este proyecto y en qué consiste?

Surge de manera muy natural. En una conversación sobre voluntariado y cooperación con dos chicas, Andrea y Pía. Ellas, hace dos años llegaron a Santa Clara de Ojeal, un pueblo de 900 habitantes de la selva de Perú, y decidieron crear una escuela de educación libre para mejorar la autoestima de los niños, reforzar sus valores y darles mucho cariño. Santa Clara es una zona de mucha pobreza infantil, malos tratos a niños y violencia machista contra mujeres. Andrea, Pía y yo pensamos que la manera de ir más allá de centrar la atención en los niños, de trabajar con el resto del pueblo y mejorar la comunicación, era crear una radio comunitaria. Decidimos crear una radio comunitaria porque pensamos que es una herramienta que convierte las conversaciones en experiencias, hace que la gente se involucre y escuche de otra manera. Alrededor de la emisión se reúna el pueblo, de forma positiva, preguntan, se generan debates y se genera una comunicación diferente a lo que están acostumbrados.

 

 

¿Por qué Santa Clara de Ojeal? ¿Por qué decide dejar todo en Madrid para ir a un pequeño pueblo de la selva de Perú?

Andrea y Pía eligieron Santa Clara de Ojeal viajando por Latinoamérica. Habían hecho un voluntariado juntas en Cuzco (Perú) y, viajando por la selva, llegaron a este pueblo. Les encantó la zona, se enamoraron de la gente y decidieron crear su propio proyecto solidario, la escuela de educación libre para los niños de Santa Clara. Yo llevo mucho tiempo queriendo hacer un voluntariado y queriendo aplicar mi trabajo en el periodismo de otra manera. La cooperación siempre fue algo que me rondó y me he hecho muchísimas preguntas durante todos estos meses. La de “¿Por qué?” se convirtió en “¿Por qué no?”. Me gusta mucho mi trabajo, me apasiona la radio y llevaba mucho tiempo queriendo hacer algo así. Sentí que era una muy buena oportunidad, además con un formato muy amable, muy completo y sin plazos. Esto último es muy importante porque me voy sin vuelta fija, quiero tener libertad para intentarlo las veces que haga falta, a la primera seguro que no sale. Y tenemos que hacerlo bien porque la radio es para el pueblo y el objetivo final es que se la queden ellos como una herramienta incorporada a su sociedad.

Ese es el objetivo final, pero ¿qué otros objetivos os habéis propuesto para alcanzarlo?

En octubre llegaremos a Santa Clara para conocer un poco la sociedad de este pueblo mucho más en profundidad. A corto plazo las primeras actividades que queremos desarrollar serán talleres de radio, mostrar cómo se usan las grabadoras, cómo se hace una entrevista, cómo es un guión radiofónico, cómo se hace un reportaje; de qué manera se tiene que estructurar y repartir la información. Dotar un poco a la población de las herramientas que necesiten para conocer cómo se hace un reportaje de radio, en este caso, para que poco a poco empiecen también a escuchar de una manera diferente, que salgan a la selva a grabar los sonidos tan distintos que estamos acostumbrados a escuchar en documentales y reportajes sobre la naturaleza de estas zonas y que se puedan entrevistar entre ellos. Además de entender de qué manera se puede utilizar la radio y cuántas formas existen de comunicar a través de este medio. A medio plazo lo que queremos hacer son programas en directo con público, que se consiga reunir alrededor de los programas a la gente del pueblo. La programación será elaborada después de varios meses conociendo las necesidades y las inquietudes de los habitantes de la zona. Y alargo plazo, también queremos producir un documental de todo el proceso de creación de la radio y del viaje de la palabra a través de los habitantes de Santa Clara.

¿Qué papel tendrá la sociedad civil de Santa Clara en esta radio?

La radio es para el pueblo de Santa Clara. El contenido será el que sus habitantes elijan, el que le interese a su gente y, por supuesto, tendrán una participación absolutamente activa en su creación. Los talleres son para explicarles de qué manera se utilizan las grabadoras o se escribe un guión; o como funciona una mesa de mezclas para subir y bajar música; y abrir y cerrar micrófonos. Esa es la parte técnica. En cuanto al contenido y la participación, sin la gente de Santa Clara no se podría hacer una radio comunitaria como esta. Una vez que la radio esté lanzada nuestro cometido habrá terminado.

¿Cree que se podría realizar una radio de este tipo en los pequeños pueblos de España? ¿Qué diferencia hay entre esa radio comunitaria y una pequeña emisora local española?

Creo que la diferencia fundamental es que en Santa Clara de Ojeal nunca han tenido un contacto con un medio de comunicación o con una herramienta de comunicación de este tipo. Claro que se puede hacer un proyecto así en cualquier pueblo de España. Pero la diferencia es llevar algo que ya conocemos a un sitio donde no se conoce y donde no están acostumbrados a relacionarse con algo así. El proyecto puede ser perfectamente aplicable en la selva de Perú o en un pueblo de España, pero el paso más allá es la relación con el medio, que aquí está bastante arraigada y en Santa Clara, no.

¿Con qué problemas se ha encontrado al llevar a cabo el proyecto AmazOndas? ¿Lo ha presentado también en Perú?

Creo que lo difícil nos lo encontraremos allí. Supongo que las dificultades vendrán cuando empecemos a montar la radio. Habrá problemas técnicos, hay solo tres horas de electricidad al día, veremos de qué manera nos adaptamos a las condiciones que tengamos allí para llevar el proyecto a cabo. De momento estamos recaudando el dinero, que también es una tarea complicada y laboriosa. Creo que lo difícil nos lo encontraremos allí.

En Perú no le hemos dado visibilidad porque el crowdfunding que se ha lanzado en España. Andrea y Pía, que están en Perú, lo están moviendo en sus redes y entorno, pero la mayor visibilidad se está dando en España porque la persona que recauda el dinero y que monta el proyecto AmazOndas es española. Y los círculos por donde puedes mover un crowdfunding tan importante, pero también tan pequeño, es con la gente que te conoce, aunque luego el proyecto llegue más allá. Eso también es muy emocionante, hay gente que no te conoce y participa, como ya está ocurriendo.

¿Cuánto llevan recaudado? Y ¿De qué otras formas puede ayudar la gente a llevar a cabo este proyecto?

De momento hemos lanzado un crowdfunding para conseguir la financiación de todo el material. Se puede ayudar a través de la página de Goteo, de manera económica. Pero también estamos abiertas a donaciones de cualquier material, como grabadoras o micrófonos, para que podamos llevárnoslo y contar con más aparatos técnicos que nos ayuden a llevar la radio a cabo. Ahora mismo estamos muy cerca del 70% del total de la recaudación, que son alrededor de 6.500 euros, lo que hemos pedido son casi 10.000. Más o menos, nos quedan dos semanas para cumplir el plazo de recaudación previsto. Vamos muy bien, pero todavía nos falta un poquito y hay que darle un empujón importante, porque llegar es importante.