Revolucionaria prueba con una técnica científica que borra errores genéticos en embriones humanos para combatir enfermedades

 

 

Edición genética

 

Varios laboratorios norteamericanos, surcoreanos y chinos, coordinados por el prestigioso embriólogo y especialista en primates Shoukhrat Mitalipov, de la Oregon Health & Science University (EE UU), han generado 142 embriones humanos en los que investigar la posibilidad de corregir la mutación en un gen de la miocardiopatía hipertrófica mediante las herramientas CRISPR, publica la agencia SINC. Por primera vez, los científicos han conseguido eliminar esta enfermedad hereditaria en embriones humanos. Se trata de un paso fundamental hacia futuras terapias aplicables en ciertos tipos de cáncer, así como unas 10.000 enfermedades raras que aparecen cuando una de las dos copias de un gen es errónea.

La técnica CRISPR elimina la causa genética de la muerte súbita

Numerosos científicos alertan a la sociedad sobre posibles efectos de una técnica que permite cambiar el destino biológico del ser humano, al modificar las células germinales —óvulos, espermatozoides y embriones— que se transmitirán para siempre de generación en generación, informa El País. Esta tecnología ya está lista para desembarcar en la clínica, siempre que la ley lo permita y se observen las máximas precauciones’, en opinión del bioquímico Juan Carlos Izpisúa, investigador del Instituto Salk y coautor de la investigación que ha sido publicada hoy en la revista Nature, para quien resulta esencial contar con el consenso de la sociedad.

edición genetica 1

En la imagen, el investigador español Juan Carlos Izpisúa, junto al prestigioso embriólogo Shoukhrat Mitalipov (Universidad de Ciencia y Salud de Oregón), y el experto en edición genética Jin-Soo Kim (Instituto de Ciencia Básica de Corea del Sur).

Los investigadores se han centrado en la miocardiopatía hipertrófica, una dolencia del corazón frecuente que provoca muerte súbita en deportistas y personas jóvenes. Una de las causas principales de la dolencia es que una de las dos copias del gen MYBPC3 es errónea.

‘La edición genética en embriones no debería ser, por el momento, un procedimiento de elección, principalmente porque existen otras alternativas mucho más seguras y eficaces, como el DGP, que son válidas para la inmensa mayoría de las parejas’, Lluís Montoliu

Los científicos han usado CRISPR, una tecnología que permite modificar el genoma de cualquier ser vivo con mucha facilidad, para corregir la mutación en espermatozoides de un hombre portador de la enfermedad. Los científicos inyectaron al mismo tiempo los espermatozoides y una secuencia de CRISPR con la versión correcta del gen en óvulos donados por mujeres sanas. De los 58 embriones resultantes, 42 se desarrollaron sin la mutación que causa la enfermedad, una tasa de éxito del 72%. Por primera vez se ha logrado que un número sustancial de embriones sean totalmente viables, sin errores genéticos adicionales que podrían causar problemas de salud en un futuro bebé y en sus descendientes. Ninguno de los embriones estaba destinado a implantarse por lo que fueron destruidos en unos días tras la investigación.
El investigador científico del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC) y Centro de Investigación Biomédica en Red en Enfermedades Raras (CIBERER-ISCIII), Lluís Montoliu, aplaude ‘el conocimiento que aporta este trabajo sobre los sistemas de reparación génica que operan en embriones humanos’. Aunque precisa que, por el momento, ‘la edición genética en embriones no debería ser un procedimiento de elección, principalmente porque existen otras alternativas mucho más seguras y eficaces, como el DGP, que son válidas para la inmensa mayoría de las parejas’. Montoliu, miembro del Comité de Ética del CSIC, señala en su reflexión que ‘este experimento, tal y como está descrito, no hubiera podido ser realizado en España, por ser ilegal’, ya que entraría en conflicto con el Convenio de Oviedo (1997) y con la Ley de Investigación Biomédica (2007), que impiden la transmisión de modificaciones genéticas a la descendencia y la creación de embriones humanos ad hoc cuyo fin exclusivo sea la experimentación.

El equipo de Izpisúa avanza en la corrección de enfermedades genéticas, como el síndrome de Down, desde el útero materno 

Juan Carlos Izpisúa

El bioquímico español Juan Carlos Izpisúa declara, en una entrevista publicada en El Mundo, su total desacuerdo ‘con cualquier aplicación clínica de tecnologías de edición génica distinta de aquellas destinadas al tratamiento o prevención de la enfermedad humana’, tal como se refleja en el informe guía del Comité de Academia Nacional de Ciencias de EEUU. El experto en Biología del Desarrollo, que investiga en Salk Institute la corrección de una mutación del envejecimiento, califica de ‘ciencia ficción’ la posibilidad de crear personas genéticamente mejoradas. ‘La mejora genética –en términos de una mayor inteligencia o de habilidades físicas- está prohibida en la mayoría de los países’, explica.
Izpisúa revela que su equipo está avanzando en el proyecto que persigue la corrección en el útero o en estadios avanzados de gestación de enfermedades genéticas como el síndrome de Down. Y explica: ‘Los síntomas de los niños afectados por síndrome de Down se centran en el corazón y en el cerebro, donde intentaríamos corregir las células progenitoras de estos órganos. No va a ser perfecto pero va a ser beneficioso’.

El bioquímico español asegura que el diagnostico precoz de las enfermedades está experimentando un ‘enorme avance’. la corrección génica podría realizarse in útero durante los últimos estadios del embarazo, o bien en los primeros meses tras el nacimiento del bebé portador de la mutación, o más tarde, durante su vida adulta, focalizándose solo en aquellas células que son las responsables de la enfermedad’, señala en la entrevista realizada por la periodista Mar de Miguel.
Ver Más…
http://www.nature.com/nature/journal/vaop/ncurrent/full/nature23305.html?foxtrotcallback=true
http://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2017/08/03/5982312bca4741c9438b45eb.html

 

Compartir
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone