Renovación imprescindible

Antonio Camuñas, abogado y consultor

La evolución política española evidencia una erosión continua del prestigio de las instituciones, así como un despego de la ciudadanía hacia las mismas.

Este escenario exigiría un generoso esfuerzo por parte de los principales partidos para revertir la situación.

En un país con mayor cultura democrática que el nuestro, los líderes de las dos formaciones mayoritarias hubieran dimitido, dando paso a una renovación imprescindible. Pero incluso aunque no haya sido así, hay margen para un amplio acuerdo entre quienes representan a dos tercios de la población española. Sin embargo, el enrocamiento en los liderazgos personales lastra gravemente las opciones viables.

De todo ello deriva la importancia de que una Sociedad Civil heterogénea y suprapartidista pueda alzar su voz en favor del diálogo entre las distintas formaciones políticas que – sin eludir las cuestiones pendientes- preserve los intereses de la sociedad española.