Mujeres profesionales admiten avances en igualdad, pese a una discriminación «lacerante» y a la «exasperante» lentitud en los cambios

 

 

En vísperas del 8M de 2019, un grupo de mujeres se reunió para hacer un balance sobre la igualdad de género, lo que significa hoy el feminismo, la «lacerante» discriminación, los micro machismos y los desafíos pendientes, en un encuentro de extraordinario interés por la profundidad de los testimonios, propuestas y reclamaciones. Unión Profesional convocó en el Círculo de Bellas Artes a Soledad Murillo, secretaria de Estado de Igualdad; la astrofísica Eva Villaver; María Emilia Casas, consejera de Estado y primera presidenta del Tribunal Constitucional; y la jurista Victoria Ortega, presidenta de Unión Profesional y del Consejo General de la Abogacía Española. Una política, una científica, una catedrática y una jurista, con cargos y responsabilidades del máximo nivel, que claman contra la discriminación de género que «aún existe», contra las trampas de la conciliación y la necesidad de una justa «corresponsabilidad». Mujeres profesionales que piden a la sociedad: «Mírame como ser humano».

Soledad Murillo, secretaria de Estado de Igualdad: “Vamos a impugnar las malversaciones, porque esto no es un tsunami, es un proceso sistemático de discriminación y exclusión”

 

La astrofísica Eva Villaver relató su experiencia en la Nasa en reuniones donde “aprendes a escuchar porque eres invisible y no se te tiene en cuenta». Pero al regresar a España, añadió, «vi que era impensable que una mujer llegara a cargos de responsabilidad en las profesiones de ciencia». La científica subrayó que «es importante que se nos vea» o de lo contrario «no existimos, de forma que «las niñas adolescentes no tendrán referencias visibles» y no querrán entrar en carreras de ciencia. En alusión al peso de los estereotipos, Villaver puso el ejemplo de las evaluaciones que realizan los alumnos sobre los profesores, indicando que siguen puntuando menos a las docentes porque “no te ven como una figura de autoridad”. “Mírame como ser humano”, pidió Eva a toda la sociedad, tras denunciar que “el patriarcado ejerce una violencia brutal contra las mujeres” y advertir que “hay que tener cuidado con la implementación de las leyes de igualdad para que no pegarnos tiros en el pie”.

 

Eva Villaver (primera, a la derecha), Victoria Ortega, Soledad Murillo y María Emilia Casas.

 

La presidenta de Unión Profesional y del Consejo General de la Abogacía, Victoria Ortega, apostilló que “tenemos una normativa de igualdad muy avanzada, pero falta que tenga carácter imperativo” para que “se cumpla”. Desde el público, la decana del Colegio de Ingenieros y de Federación d Mujeres Socialdemócratas (FEDOMUSDE-PRD), Maribel Santos, añadió poco después que “las empresas no se preocupan por aplicar los planes de igualdad”.

 

Eva Villaver, astrofísica que ha trabajado en la NASA y en la Agencia Espacial Europea: “Aprendes a escuchar porque eres invisible, porque no se te tiene en cuenta”

 

Hay mayoría de mujeres en las facultades de Derecho y sus notas son las mejores, pero en la Conferencia de Rectoras de las Universidades Españolas (CRUE) solo figuran siete rectoras y entre los 110 miembros del Consejo General de la Abogacía solo se cuentan 17 mujeres”, señaló Ortega para lustrar la dificultad de acceder a puestos directivos “incluso en las profesiones mayoritariamente femeninas” con las universitarias y académicas. Esa situación explica que la primera rectora de España, la jurista  y ex magistrada del Tribunal Constitucional Elisa Pérez Vera, no llegara hasta el año 1982. Sin embargo, dijo la presidenta de Unión Profesional, “la discriminación solo la percibe quien la padece”, como demuestra un reciente estudio encargado por el Consejo General de la Abogacía Española sobre igualdad en la profesión. Por eso, entre otras medidas, Ortega cree que es fundamental avanzar en la corresponsabilidad porque “la conciliación se convierte, a menudo, en una trampa para la mujer”.

 

María Emilia Casas, primera mujer presidenta del Tribunal Constitucional: “”En las profesiones no se admite conciliar”

 

La secretaria de Estado de Igualdad precisó que en la Universidad no existe una unidad de igualdad ni tampoco un área de género en las facultades, ni siquiera en Medicina pese a estar demostrado que un ataque al corazón puede manifestarse de forma distinta en el caso de las mujeres y, por tanto, debe investigarse y tratarse de forma específica. Aunque ya se hablaba de corresponsabilidad en la década de los 80, Soledad Murillo manifestó que “los permisos de maternidad /paternidad 16 semanas han costado mucho”, aunque está demostrado que “la corresponsabilidad se aprende cuando se ejerce la paternidad desde el principio”. España tiene la tasa de maternidad más elevada del mundo (1,2%), dijo Murillo calificando esta realidad como “una expropiación del tiempo”: “Vamos a impugnar las malversaciones, porque esto no es un tsunami, es un proceso sistemático de discriminación y exclusión”.

La consejera de Estado, María Emilia Casas, reconoció haber sufrido muchísimo para llegar a ocupar puestos de alta responsabilidad, que solo ha conseguido por “un .tesón y empeño personal que a un hombre no se le exige”. Tras recordar que la jurisprudencia española no tuvo presencia femenina hasta 1987, subrayó que “la mitad de la población está excluida de la toma de decisiones” calificando como “llamativo” que solo haya dos mujeres en el Tribunal Constitucional, “el órgano que interpreta la norma de convivencia” en España. En su opinión, “la discriminación es sistémica” y “la lentitud del cambio es exasperante”.