Manuel Campo Vidal lamenta que España expulse a sus científicos, tras recibir el premio de Periodismo de la Fundación Independiente

 

Manuel Campo Vidal ha lamentado el maltrato a la ciencia y la expulsión de talento que se está haciendo en los últimos años en España, tras recibir el Premio de Periodismo Camilo José Cela de la Fundación Independiente (FI) por «su contribución a fortalecer la sociedad civil, desde el ámbito de la comunicación». En la entrega, celebrada en el Club Financiero Génova, el presidente de FI, Aldo Olcese, reclamó mayor protagonismo de la sociedad civil en la vida pública y anunció la creación de una gran plataforma de la sociedad civil para analizar los grandes problemas del país. Las periodistas Elsa González, presidenta de la Federación de Asociaciones de Peridistas Españoles (FAPE) y Victoria Prego, presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) insistieron en la necesidad de retomar un periodismo honesto, riguroso e independiente que contribuya de manera esencial al avance de “una sociedad vigorosa, realmente democrática y libre”.

 

Manuel Campo Vidal:

“La fuerza de la sociedad civil y el empuje del periodismo harán de palanca para que se activen los cambios que España necesite” 

Victoria Prego: “La sociedad civil, por muchos motivos, ha dado la espalda a los periodistas”

“La suma de periodismo, independencia y sociedad civil puede ser el motor capaz de lograr la gran transformación de España”, ha señalado Manuel Campo Vidal tras recibir el Premio de Periodismo Camilo José Cela que le ha entregado la Fundación Independiente “por su contribución, desde el ámbito de la comunicación, al fortalecimiento de la sociedad civil. A partir de esos tres conceptos, Campo Vidal ha pronunciado un discurso crítico con el actual poder político, al que ha reclamando soluciones para los problemas de España, porque “tenemos un gran futuro, pero el futuro hay que ganarlo siempre”.

En su opinión, “España no va bien porque expulsa talento, porque no aprovecha el talento que tiene”. Tras recordar que siempre “nos hemos lamentado y arrepentido” de haber expulsado a judíos y jesuitas, ha subrayado que es “igual de grave que ahora expulsemos a más de 15.000 científicos” en un “proceso acelerado”. Debemos reflexionar sobre eso porque queda claro –como nos dijeron los investigadores en el primer debate sobre ciencia de Sociedad Civil por el Debate- “no es que investiguen los países que son ricos, es que solo son ricos aquellos países que investigan, por lo tanto, si perdemos nuestro talento, si expulsamos a nuestros científicos, tendremos a futuro una situación muy complicada y España –uno de las diez países más importantes del mundo- irá para atrás: ¡Cuidado con la expulsión de los científicos!”.

El presidente de la Fundación Independiente, Aldo Olcese, invitó a todas las organizaciones de la sociedad civil a unirse en una gran plataforma para “trabajar sobre las grandes cuestiones de nuestro país, las cosas que hay que transformar y mejorar”, tras una reflexión previa del pensamiento de los grandes pensadores españoles. Destacó que Manuel Campo, presentador de más de 2.000 ‘telediarios’, es periodista, sociólogo y empresario y “un gran hombre que ha llevado sobre su espalda un tanto del peso de la dignidad del Estado, a través de su independencia”, con “actuaciones prudentes y equilibradas”, para dar paso “a todas las sensibilidades, en un país que a veces es cainita, donde se está conmigo o contra mí”.

 

Victoria Prego felicitó a Campo Vidal y agradeció el premio de la Fundación Independiente porque “acoge y aprecia el trabajo de los periodistas honestos, independientes, rigurosos”, en un momento que “la sociedad civil, con bastantes motivos, ha dado la espalda a los periodistas”. Para la presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), en la Transición y hasta los años 90 “la sociedad civil creía en el periodismo, se guiaba por las informaciones que los periodistas publicábamos; eso se ha roto y la gente ya no nos cree”.

El peligro es que “el vacío de la reputación del ejercicio periodístico está siendo ocupado por la rebaja, la baratura, de las redes sociales, los bulos, las mentiras, las manipulaciones”, cuando la auténtica realidad es que “las sociedades occidentales están cada vez peor informadas” y reconocimientos como el de la Fundación Independiente son esenciales para contribuir a “una sociedad vigorosa, realmente democrática y libre”, ha manifestado la periodista adjunta al Director del diario El Independiente.

Aldo Olcese, presidente de la Fundación Independiente, anuncia la creación de una gran plataforma de la sociedad civil para “trabajar sobre las grandes cuestiones de nuestro país, las cosas que hay que transformar y mejorar”

“Manuel Campo Vidal es acreedor de la ‘palma del martirio’, dijo más adelante, “porque no hay tortura más horrorosa ni más destructiva que asumir la moderación de un debate entre los candidatos”, ha destacado Victoria Prego, con cierta ironía, entre los méritos del periodista premiado, a quien definió como “un periodista honesto, riguroso, independiente y, sobre todo, necesario”.

 

La presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Elsa González, ha pedido que se distinga entre los medios de comunicación y las redes sociales. Y en su semblanza de Campo Vidal, ha destacado su capacidad para ejercer “un periodismo profesional, con rigor, manteniendo siempre el cumplimiento del código ético, esos valores que olvidamos en ocasiones los periodistas”, momento en el que González también ha reprochado a la sociedad que se deslice, a veces, “por la vía del sensacionalismo, de las noticias falsas, de la velocidad antes que la confirmación, apremiados por las redes sociales”.

Durante su discurso el periodista Manuel Campo Vidal ha manifestado que “España no va bien, aunque lo parece”, en referencia a lo que muestran las cifras macroeconómicas, el aumento del empleo o nuestro crecimiento por encima de los países del entorno. “Todo ello es cierto pero también es verdad que la crisis económica ha dejado una profunda desigualdad social que está ahí, en muchas calles de Madrid y de España; y hay que reconocerlo para combatirlo y tratar de resolverlo”.

Tras señalar que «el déficit público a veces parece insostenible» y que «la deuda pública es preocupante», el presidente de Sociedad Civil por el Debate mencionó algunos problemas estructurales pendientes de resolver, como el envejecimiento progresivo de la población, sólo superado por Japón; el paro estructural y los problemas territoriales, un punto en el que señaló que “nos duele España y, especialmente, nos duele Cataluña, que ojalá tenga suerte esta semana”, en alusión a las elecciones del 21-D.

Además de subrayar que “España necesita reformas”, no solo en la Constitución y la Ley electoral, el presidente de Sociedad Civil por el Debate ha advertido del actual “bloqueo político” existente en el Parlamento de Madrid y, probablemente, en el Parlamento de Cataluña. Sin entrar a comparar la situación actual con la de hace 40 años, Campo Vidal considera que ese bloqueo puede desactivarse mediante la alianza entre periodismo y sociedad civil, “una coalición no firmada” durante la Transición.

En un ejercicio de autocrítica, Campo Vidal reconoció que “el periodismo no pasa por su mejor momento” con “unas empresas periodísticas mucho más dependientes” y “periodistas mucho más atrincherados” a consecuencia de los efectos de la crisis, el premiado apeló a una activación y mayor coordinación de la sociedad civil española, para “empujar a los políticos a que tomen decisiones”.

En este punto se refirió a la intervención de Iñaki Gabilondo durante el II Aniversario de Sociedad Civil por el Debate, cuando pidió a la sociedad civil que recordara a los políticos “su gran capacidad transformadora”. “No puede ser que los problemas estén estancados y no se resuelvan, porque no hay tiempo que perder”, añadió Campo Vidal, para subrayar que “la fuerza de la sociedad civil y el empuje del periodismo harán de palanca para que se activen los cambios que España necesite”, a través de pactos de Estado sobre la ciencia, la educación, la justicia, entre otros, porque “tenemos un gran país a pesar de que a veces lo maltratamos”.

Discurso de Manuel Campo Vidal,

Premio de Periodismo Camilo José Cela de la Fundación Independiente 2017
“Por su excelente trayectoria profesional y humana en la defensa y profundización de los valores democráticos de la sociedad civil, ejercida con criterios de honradez intelectual e indiscutible defensa del pluralismo y la independencia”

“España no va bien porque expulsa talento, porque no aprovecha el talento que tiene”

Fíjense que aquí hay tres conceptos que estamos manejando, por la Fundación Independiente, por el periodismo, por la sociedad civil. Y la combinación de esos tres conceptos no es cualquier cosa, no es casual, no es una suma inocua. Es el motor que puede hacer que en España haya una transformación como la que necesitamos. Tenemos un gran país y estamos orgullosos de estar en este país. Pero eso no hace que dejemos de ver los problemas que hay.
Así que yo, brevemente, desde el periodismo, desde la independencia y desde la sociedad civil tengo que decir, entre amigos, que: ¿España va bien? No tanto. España no va bien, aunque lo parece.

Claro que avanzamos en muchas cosas. Y qué satisfacción tenemos cuando las cifras macroeconómicas mejoran; cuando ya hay más empleo, aunque sería bueno que hubiera más empleo fijo, ¡qué duda cabe! Cuando se nos dice que crecemos más que los países de nuestro entorno. Eso es cierto.

“España no va bien porque expulsa talento, porque no aprovecha el talento que tiene”

Pero es verdad también que la crisis económica ha dejado una profunda desigualdad social que está ahí, en muchas calles de Madrid y en muchas calles de España. Y hay que reconocerlo para combatirlo y para tratar de resolverlo.
Y es verdad que en los grandes números del Estado hay un déficit público que a veces parece insostenible; un endeudamiento muy preocupante. Y los problemas estructurales que tenemos en España, que hay que reconocer. Una pirámide demográfica muy preocupante, con un envejecimiento progresivo, solamente Japón tiene un envejecimiento progresivo superior al de España. Con un paro estructuralmente alto que no se sabe cómo resolver, que siempre hay aunque vaya bien España. Y unos problemas territoriales a los que ya se ha referido Aldo Olcese, especialmente en Cataluña, que nos duelen a todos. Aldo decía: ‘Nos duele España’. Nos duele España, pero nos duele Cataluña. Y ojalá tengamos suerte siempre y especialmente esta semana.

Yo quisiera decir una idea sobre la que vengo reflexionando hace mucho tiempo. España no va bien porque expulsa talento, porque no aprovecha el talento que tiene. Es mi opinión. Miramos cómo en la historia nos hemos arrepentido muchas veces porque expulsamos a los judíos, en un momento determinado de la historia; porque expulsamos a los jesuitas en otro momento de la historia.

“En el siglo XXI estamos expulsando a nuestros científicos, más de 15.000 científicos”

Y ahora estamos expulsando a los científicos. Así que tan grave como expulsar a los jesuitas o como expulsar a los judíos, que lo hemos lamentado siempre, está la expulsión de los científicos en este momento. Más de 15.000 científicos. Y, como siempre, esto no se produce un día, es un proceso acelerado.

Debemos reflexionar sobre eso, porque si podemos decir que en 1492, además del descubrimiento de América y de tantas cosas, se expulsó a los judíos –ya había empezado algunos siglos antes- y con Carlos III se expulsó a los jesuitas –habían empezado los problemas antes-; que no nos tengan que decir que en el siglo XXI hemos expulsado a los científicos. Porque queda claro y fue en primera reunión pública que tuvimos de Sociedad Civil por el Debate lo que nos decían los científicos que allí enfrentamos, positivamente, con una serie de políticos: ‘No es que investiguen los países que son ricos, es que solo son ricos aquellos países que investigan’.

Por lo tanto, si perdemos nuestro talento, si expulsamos a nuestros científicos, tenemos a futuro una situación muy complicada. Y España, que es uno de los diez países más importantes del mundo a todos los efectos, irá para atrás. Por lo tanto: ¡Cuidado con la expulsión de los científicos!

España necesita reformas, luego veremos qué profundidad de reformas y si se reforma la Constitución y si se reforman algunas leyes y no solo la Ley Electoral.

Pero lo cierto y verdad es que la política hoy está bloqueada. Ya se está hablando de la legislatura perdida. Hay un bloqueo en el Parlamento en Madrid, previsiblemente –ojalá no sea así- habrá un bloqueo en el Parlamento de Cataluña. Y así sucesivamente.

Cómo se activa cuando se produce este bloqueo. Con la suma de periodismo independiente y de sociedad civil. Y eso sucedió en la Transición española. No se puede comparar con nuestra situación ahora. Afortunadamente, hace 40 años se hizo una gran Transición. Pero hoy conviene revisar, para mejorar, muchas cosas de este gran país que nosotros tenemos.

Y también en aquel momento –y ustedes lo recuerdan, muchos estábamos ahí- realmente había una coalición no firmada, una alianza entre el periodismo y la sociedad civil. Y eso es lo que estamos hablando esta noche aquí.
Fundación Independiente presenta un premio periodístico que me entrega –mucho honor se me hace con esto- para hablar en realidad de cómo mejoramos nuestro país. Eso es lo que tiene que poner en marcha, en la nueva situación, estas reformas que nosotros pretendemos desde la sociedad civil.

Y es verdad que el periodismo no pasa por su mejor momento. Y la crisis lo ha dejado muy dañado también. Y ha dejado las empresas periodísticas mucho más dependientes. Y a los periodistas, mucho más atrincherados. Es cierto y hay que reconocerlo autocríticamente.

Y es verdad que sociedad civil hay, esta organización (Fundación Independiente), Sociedad Civil por el Debate y tantas otras. Pero estamos poco coordinados –y gracias por esta invitación para estar aquí-. Tenemos que activarnos, tenemos que estar mucho más coordinados para empujar a los políticos a que tomen decisiones.

Nosotros no llevamos 30 años, llevamos solo dos años y medio. Y en nuestro segundo aniversario en el Senado, Iñaki Gabilondo, otro extraordinario periodista comprometido que presidió nuestro acto, nos decía: “Hay que recordar desde la sociedad civil a los políticos su gran capacidad transformadora”.

Son los políticos los que tienen la capacidad transformadora, porque ellos van a aprobar las leyes para que después los gobiernos las pongan en marcha. Son ellos los que tienen que firmar esos acuerdos.

Así que nosotros, desde la sociedad civil, estamos para sensibilizar, para concienciar, para coordinarnos, para empujar y, si me permiten, para obligar a los políticos a que tomen decisiones.

No puede ser que haya tantos problemas que estén ahí estancados. Y nunca pase nada. Y nunca se resuelva, porque no hay tiempo, no hay tiempo que perder.

“Desde la sociedad civil, estamos para sensibilizar, para concienciar, para coordinarnos, para empujar y para obligar a los políticos a que tomen decisiones”

Por lo tanto, la fuerza de la sociedad civil y el empuje del periodismo, a mi modesto juicio, harán de palanca para que se activen los cambios que España necesite.

¿Y cuáles son esos cambios? Pactos de Estado. Necesitamos un pacto de Estado por la Ciencia. No puede ser que cada año se esté reduciendo en los Presupuestos Generales del Estado el dinero que se dedica a la ciencia. Pero es que, como nos dicen los científicos, ni siquiera se acaba adjudicando todo ese presupuesto reducido o, muchas veces, se han comprado ordenadores para no sé qué ministerio que va a parar ahí, por no decir que algunas veces rozan el gasto militar.

No, mire, la investigación es fundamental, desde lo público y desde lo privado. Y la ciencia es el motor de nuestro progreso. Necesitamos un Pacto y un compromiso de Estado sobre la Ciencia.

Necesitamos un Pacto de Estado sobre la Educación. Hay una Ley de Universidades de la Comunidad de Madrid parada en la Asamblea de Madrid. No arranca. La proponen unos, incluso con los valores de otros. Pero como la han propuesto unos, no la aprueban los otros. Y cuando estaba el ministro Gabilondo, estuvieron a punto de aprobarlo, pero como lo había propuesto él, entonces no lo apoyaron los del otro partido. Y así sucesivamente.

“Tenemos un gran futuro, pero el futuro hay que ganarlo siempre”

¿Quién rompe eso? La fuerza de la sociedad civil. Nadie más. Pacto por la Educación, Pacto por la Ciencia, Pacto por la Justicia, Pacto por el reconocer que podríamos tener un gran país, que tenemos un gran país, a pesar de lo que lo maltratamos a veces. Como en un momento se llegó a decir: ‘Qué fuerte tiene que ser España cuando los españoles llevan bastantes siglos intentando destruirla y no lo consiguen’. ¡Tiene que ser muy fuerte España! Y realmente España lo es.

Ese es nuestro compromiso. Y esa es nuestra pasión. Y lo expresamos en el periodismo. Lo expresamos cuando se nos da la oportunidad en la Academia de la Televisión, o desde la sociedad civil. Y a mí me complace mucho el poder tener la oportunidad de estos minutos con ustedes, porque sé que de este sentimiento, de esa alianza entre periodismo y sociedad civil tiene que salir una fuerza transformadora para que realmente este país vaya a mejor.

Aldo, amigos de Fundación Independiente, muchísimas gracias por este reconocimiento que entiendo, no solo a título personal, sino también para las iniciativas de la sociedad civil. Tenemos que reunirlas todas, multiplicarnos, coordinarnos y poner en marcha este país, porque creo que tenemos un gran futuro, pero el futuro hay que ganarlo siempre.

Muchas gracias a todos.

 

Ver Más…

https://www.flickr.com/photos/142200743@N08/albums/72157663859299498