Manifiesto de Sociedad Civil por el Debate: «Por el desbloqueo institucional y contra el fantasma de otra legislatura vacía»

 

Sociedad Civil por el Debate reclama a los representantes políticos  que ejerzan con dignidad, rigor y responsabilidad el mandato político que los españoles acaban de encomendarles. En un Manifiesto titulado «Por la estabilidad política y contra el fantasma de otra legislatura vacía», esta asociación ciudadana, sin ánimo de lucro, se posiciona contra los tiempos muertos que «nos desvían de lo importante». El Manifiesto, apoyado por numerosos colegios profesionales y entidades que representan a más de cuatro millones de ciudadanos, asegura que «es urgente seguir haciendo país».

 

 

¡Es la hora de la sociedad civil! La hora de rechazar los tiempos muertos, la falta de acuerdos, la incapacidad para ejercer el poder mediante el diálogo abierto, sin sectarismos ni descalificaciones estériles. La sociedad civil no quiere más legislaturas vacías que nos desvíen otra vez de lo importante. No más tiempo perdido.

Sociedad Civil por el Debate, entidad sin ánimo de lucro a la que se han adherido una veintena de colegios profesionales, asociaciones y entidades representando a más de cuatro millones de personas, reclama estabilidad política. No queremos legislaturas en vía muerta que dejan a todo el país en callejones sin salida, que paralizan las iniciativas y proyectos de instituciones, hospitales, escuelas, empresas y  autónomos, comprometiendo el futuro de las personas.

Es urgente seguir haciendo país. Con administraciones que cumplan su función, con políticos que trabajen por el bien común, con ciudadanos dispuestos a colaborar desde la economía y la actividad empresarial, la ciencia, la educación, la sanidad, la justicia y tantos otros ámbitos de conocimiento.

Profesionales de la salud, de la educación, abogados, bomberos, agricultores, empresarios, ingenieros, investigadores, procuradores, autónomos, agentes de la economía social, arquitectos y otros muchos profesionales quieren reforzar la voz y la presencia en las actuaciones políticas. Tenemos mucho que decir.

Necesitamos trabajar juntos por este país, compartir conocimiento y talento para desarrollar ideas e innovación. Porque quedan muchas investigaciones por hacer. Enseñanzas que aplicar. Hospitales y escuelas por mejorar.

Hay males que combatir sin perder un segundo de tiempo: el paro, el empleo precario, la pobreza energética, la desigualdad. Hay que mejorar la vida de las familias que no llegan a fin de mes y de los niños que viven en situación de pobreza. No podemos seguir perdiendo a miles de jóvenes en una diáspora de difícil retorno. Ni liderar el envejecimiento en el mundo sin dar respuestas. No podemos mirar para otro lado cuando se habla de pensiones.

Es preciso actuar. Poner en marcha el ascensor social. Se deben hacer planes de presente y de futuro para lograr una España sostenible, para combatir plagas como los incendios forestales, amenazas como el cambio climático o realidades desoladoras como la despoblación y desertización de la España interior.

Es urgente combatir la incertidumbre. Garantizar la estabilidad. Generar ilusión y esperanza.

Es imprescindible la estabilidad política para reaccionar ante problemas y acontecimientos con una mirada larga y con sentido de Estado.

Estamos convencidos de que la vida política solo puede ser satisfactoria si se practica el diálogo permanente, desde la escucha y la empatía.

Mientras aumenta la fragmentación del escenario político, crece con fuerza la unidad dentro de la sociedad civil.

La política tiene una gran capacidad transformadora de la realidad. Dispone de los instrumentos jurídicos y administrativos para cambiar las cosas que no funcionan, renovar lo antiguo y generar nuevos planes de acción, anticipándose a las necesidades de la sociedad.

Los españoles hemos renovado, con nuestro voto, todos los niveles políticos de nuestra democracia. Ahora toca gestionar esa renovación.

Creemos que es la hora de la sociedad civil para pedir pactos, consenso y entendimiento entre los partidos políticos.

Es urgente lograr una estabilidad política para poner en marcha medidas económicas y sociales que tengan en cuenta la rica diversidad que hay en España. Que nos permita acabar con desigualdades territoriales, sanitarias, educativas, salariales y de género; que favorezca la equidad y la justicia social.

Solo la estabilidad política nos permitirá pensar en el país que queremos dejar a los que vienen detrás.