“La escuela rural es un bien social a preservar, como factor de cohesión”

Josefa Díaz Villaverde, maestra de la escuela rural La Abadía (El Bierzo, León)

“El funcionario público que soluciona problemas, paciente ante la larga cola. La doctora de ambulatorio que se desvive por sus enfermos, el policía secreta que no se desalienta ante una falsa pista, la enfermera que trata de dar paz al paciente insomne. Son este tipo de gente –hay otros muchos- que apenas salen en los medios de comunicación. Gentes que, al margen de quien mande, tratan de hacer bien su trabajo. La buena maestra es otro ejemplo.»

José Martí Gómez, periodista colaborador de Javier del Pino, en A vivir que son dos días, presentó en el programa a la maestra Josefa Díaz Villaverde, Pepi, que levanta el cierre y tiene “el gusto de recibir a los niños y las niñas que llegan cada mañana”. Pepi da clases en La Abadía, un Colegio Rural Agrupado (CRA) de El Bierzo bajo (León), consciente de que más arriba, entre las montañas, ya no quedan escuelas. “Imaginen un pueblo en una zona empobrecida, despoblada. De eso va la entrevista”, indicó Martí, “de la maestra que, día a día, abre la escuela y forja esperanzas, un homenaje a los que ponen su grano de arena para la buena marcha del país”.

Pepi subrayó que “la escuela rural es un bien social que tenemos que conservar con toda la fuerza”, consciente de la escasez de medios y del despoblamiento galopante de este territorio. Ella imparte conocimientos a niños de diferentes edades que comparten el mismo aula, practicando la filosofía freinetianaque fomenta la colaboración entre profesores, alumnos y padres. Y que enseña, sobre todo, mediante  la palabra, el respeto y la participación. “Solo así es posible educar dentro de la dignidad”, le explicó Pepial periodista Javier del Pino, a quien le confesó que el gran logro del método es “generar en los niños un espíritu crítico y conseguir que se cuestionen las cosas”.

Esta maestra, que sabe el nombre y apellidos de sus 36 alumnos, asegura  que su objetivo es contribuir a que “sean buena gente” y es consciente de que sobreviven porque  “viene gente de fuera que valora esta escuela que es un bien social”, insiste. Pepi enseña el valor de la literatura contando un cuento al acabar la jornada. “Es un momento maravilloso del día, ese instante maravilloso que trasciende el presente”.

La Abadía funciona como una cooperativa de escuela popular, según el movimiento Freinet en España, que da a los niños el derecho a opinar, mediante el texto libre o la correspondencia escolar. “Resolvemos los conflictos por medio del diálogo y la mediación. Y si el problema afecta a un grupo vamos anotando lo que nos pasa y asumimos el asunto con responsabilidad. Nos preocupa el desarrollo sano del niño”, explica.

Lucía Castro Gutiérrez también contó su experiencia como alumna de esta escuela rural en el programa A vivir que son dos días. “Mi maestra se preocupa mucho por sus alumnos y porque estén bien en clase”, dijo Lucía, para quien “es genial” la experiencia de compartir la clase con otros niños que no son su de su edad. Pepi, la maestra rural de Villaverde de la Abadía, ha dejado muy claro en la entrevista que “la escuela rural es un bien social a preservar, como factor de cohesión social. Si no hay escuela, no va a haber futuro”.

“Viaje a la escuela olvidada”, entrevista con la maestra Josefa Díaz Villaverde, Pepi, en A vivir que son dos días, de la Cadena Ser