Fundación BBVA premia el conocimiento y reconoce la ciencia como una herramienta potente para mantener libertades y bienestar

“Es la primera vez que se reconoce mi investigación en el área de formación de galaxias”, ha reconocido el científico Stephen Hawking, al recibir el premio Fronteras del Conocimiento en Ciencias Básicas de la Fundación BBVA. El presidente de la Fundación BBVA, Francisco González, entregó este galardón, que comparte con su colega ruso Viatcheslav Mukhanov, en el Centro de Estudios Matemáticos de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), como adelanto de la VIII Premios Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento, y ante la imposibilidad de que Hawking asistiera personalmente a la ceremonia oficial, el 21 de junio, en el Palacio del Marqués de Salamanca (Madrid).

En esta edición la Fundación BBVA ha reconocido e incentivado ‘la investigación y creación cultural de excelencia’ el trabajo de ocho expertos en Biomedicina, Ecología y Biología de la Conservación, Tecnologías de la información y la Comunicación, Optogenética, Economía, Finanzas y Gestión de Empresas, Música Contemporánea, Cambio Climático y Cooperación al Desarrollo. Todos ellos contribuyen, según la entidad, a “desplazar hacia delante la frontera de lo conocido”. Para su presidente, Francisco González, “celebramos el conocimiento, que cambia nuestra vida en todos los sentidos: genera tecnología, enriquece el pensamiento y contribuye a modificar actitudes”.
“Apoyar y reconocer la ciencia como construcción individual y colectiva es una de las herramientas más potentes para mantener nuestras libertades y el bienestar en la sociedad global del siglo XXI”, sostuvo González durante su intervención en la entrega de premios, que reparten de forma equitativa más de cuatro millones de euros.
Controlar el cerebro con luz
Los neurocientíficos Edwward Boyden, Karl Desseroth y Gero Miesenböck han obtenido el galardón de Biomedicina por desarrollar la técnica de optogenética que permite estudiar el cerebro de un modo muy selectivo, afectando exclusivamente a las neuronas en las que se haya introducido una proteína fotosensible. Por medio de luz, las funciones de las células cerebrales pueden ser activadas o inhibidas. Miesenböck cree en futuras aplicaciones clínicas, con especial efectividad en aquellas enfermedades vinculadas al sistema nervioso periférico o a la retina.
Matemática para la supervivencia
El galardón en Ecología y Biología de la Conservación ha recaído en el ecologista Ilkka Hanski, que contempla en su trabajo aspectos como la deforestación, el cambio climático o la contaminación, para determinar el grado de fragmentación que es capaz de poner en riesgo la supervivencia de una especie. Su viuda, la ecóloga Eeva Feumann, recogió el premio y anunció que destinará su dotación al desarrollo de una red de áreas protegidas en Finlandia para investigar. En su discurso de aceptación, grabado antes de su fallecimiento, Hanski indica su preocupación por los efectos que tienen en el planeta las amenazas que los humanos “estamos desatando” y se refiere a “la nueva vida que emerge de los laboratorios de biología sintética”.
La estrategia de la reputación
El matemático Stephen Cook fue galardonado en la categoría de Tecnologías de la Información y la Comunicación. La distinción en Economía, Finanzas y Gestión de Empresas ha recaído en el catedrático de la Universidad de Stanford, Robert Wilson, por sus aportaciones en la arquitectura de mercados (microeconomía). Wilson ha recalcado que “los economistas de hoy son conscientes de lo importante que es la información, y se lo están enseñando a los estudiantes de economía”.
Música y acción
En Música Contemporánea ha ganado Georges Aperghis, que por medio de voces, gestos, ruidos, lenguaje, vídeos, luces, tecnologías y espacios, ha contribuido a cambiar el concepto de teatro musical. Autor de más de cien obras, Aperghis convierte las melodías en teatro, considerando clave hacer partícipes a sus intérpretes en el proceso creativo.
Dejar los combustibles fósiles
La Fundación BBVA ha otorgado su premio en Cambio Climático al climatólogo indio Veerabhadran Ramanathan, autor en 1975 de un estudio que sostenía la existencia de otros gases y contaminantes, aparte del dióxido de carbono, que también contribuyen a que se altere la temperatura de la Tierra. Ramanathan estima que si se actuara ya sobre los gases de vida corta como el metano, se reduciría a la mitad el calentamiento previsto para los próximos 30 años. Al recoger su galardón, ha criticado la pasividad de los gobiernos a la hora de combatir el cambio climático, a la que ha calificado de “frustrante”, y ha especificado que “tenemos el conocimiento científico, el saber hacer y la tecnología necesarios para solucionar el problema del cambio climático, hay que dejar a un lado los combustibles fósiles de una vez por todas”.
Medir la pobreza para combatirla
El economista australiano, Martin Ravallion, ha recibido el premio de Cooperación al Desarrollo por sus pioneras contribuciones a medir la pobreza mediante indicadores aplicables a nivel internacional. En 1991 determinó que el umbral de la pobreza extrema es de un dólar al día por persona. A este respecto, al recoger su galardón ha aprovechado para recordar que “cerca de mil millones de personas en el mundo viven en condiciones de pobreza”, y que “no se puede combatir la pobreza si no somos capaces de medirla”.
Ver Más…
http://www.fbbva.es/TLFU/tlfu/esp/microsites/premios/fronteras/index.jsp
http://elpais.com/elpais/2016/06/21/ciencia/1466510008_151845.html