El emperador, la reina y la pugna entre estados que quieren menos Bruselas en sus vidas

 

Aunque la realidad desmiente a menudo las predicciones de los más atrevidos, la editora de asuntos europeos de BBC, Katya Adler, relata en un reciente artículo el futuro que le espera a Europa en 2018, segura de que el Brexit “volverá a dominar la agenda de la UE” y a sabiendas de que nos sorprenderán imprevistos como el fenómeno Macron, “las dolorosas contorsiones que actualmente afectan a la política alemana o la explosión de las pretensiones independentistas de Cataluña”.

Para Adler, en 2017, la realidad de la UE “no fue tan brillante” a pesar del “fracaso de los políticos populistas de derecha, euroescépticos y antisistema en las elecciones de Holanda, Francia, Austria y Alemania”, porque “los euroescépticos populistas tuvieron un gran desempeño en numerosas elecciones” -como las de la República Checa- y “el discurso populista se infiltró en el lenguaje de numerosos partidos tradicionales, como parte de sus esfuerzos por recuperar, mantener o aumentar su popularidad”. Un asunto nada menor, teniendo en cuenta su arrastre de votos en otros lugares, como Italia, que celebra elecciones en la primavera de 2018.

Conviene seguir atentamente a la pareja cada vez integrada por Merkel y Macron: “Él la necesita para ser tomado todavía más en serio y conseguir la aprobación de sus ambiciosas reformas para la eurozona” y “ella lo necesita para revitalizar su imagen, en plena caída de popularidad”. La mayoría de los alemanes tienen dudas de los planes del “emperador” sobre el euro, pero aceptan que Francia ha relevado a Estados Unidos en el puesto de primer aliado. Aún así, la periodista aclara que le gustaría ver “si está a la altura de las expectativas” que ha generado dentro y fuera de casa, y menciona el caso del ex presidente Barack Obama que fue distinguido con el Nobel de la Paz “antes de haber logrado nada”.

La ‘reina’ de Europa va a tener que dedicar el comienzo del año al esfuerzo de formar un nuevo gobierno, afrontando “la peor crisis políticas en 12 años”, vaticina Adler, asegurando que la incertidumbre alemana pasará factura a la UE, porque une la “influencia menguante” del país más grande y rico del bloque con el “vacío” que deja la salida de Reino Unido lleva a “una pugna de poderes”, dos factores que llevan a otros estados miembros, como Suecia, Dinamarca y Holanda, más los países del centro y este de Europa, a una lucha de poder, para evitar “la victoria de la posición federalista y proteccionista de Francia”. Y asegura: “En lugar de más presencia de Bruselas en sus vidas, quieren menos. Y la idea de una Alemania más débil tampoco los molesta demasiado”.

 

Ver Más…
http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-42534526