Ciudadanos, municipios y agentes sociales trabajan en la transición energética

 

 

Por Irene Martínez

Hacía poco más de un año que no pasaba por la sede del PSOE en Madrid. Entonces todo eran nervios e incertidumbre. Un año después, con Pedro Sánchez -elegido mayoritariamente por las bases el 21 de mayo- ya en Moncloa, el ambiente es bien distinto. Hay ilusión y eso que aún no conocemos casi nada del dreamteam que ha creado como Consejo de Ministras. Lo que sí sabemos es que Teresa Ribera ha sido la elegida como ministra para la Transición Ecológica, una elección que recibe la aprobación de todos los ponentes. Daniel Viondi, secretario del Área de Desarrollo Global de Ciudades y Municipios del PSOE y Carmen Barahona, secretaria de organización del partido en Madrid, presentadores de la jornada sobre Eficiencia Energética y Cambio Climático del PSOE de Madrid en el Día Mundial del Medio Ambiente, dejan claro que el tema es crucial para el futuro de nuestro país y transversal en todas las políticas públicas.

Las palabras clave son Concienciación, Debate, Escucha y Aprendizaje. Tras confirmar el compromiso del Partido Socialista con la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible y con la Agenda del Milenio, que según explica Carmen Barahona, quedaron recogidas en las conclusiones del 39 Congreso, concluye que el progreso debe producirse en armonía con la naturaleza y que debemos proteger el Planeta y hacer frente al cambio climático aumentando los niveles de solidaridad mundial.

Dolores Huerta, secretaria técnica de Green Building Council España, una plataforma que pretende llevar al sector de la construcción por la senda de la sostenibilidad con el objetivo de conseguir una edificación sostenible bajo los parámetros de la economía circular, nos explica que la edificación es una gran responsable de emisiones de CO2, extracción de materias primas, consumo de agua y generación residuos en grandes cantidades y que las emisiones previstas para el sector son suficientes para completar el total de las emisiones previstas por la COP21 para todas las actividades del país. Para cumplir con nuestros compromisos internacionales, la construcción debe reducir sus emisiones en un 80%.

En España el gran reto son las ciudades que ya están construidas. Deberíamos rehabilitar 10 millones de viviendas hasta 2050 y estamos muy lejos del camino correcto para alcanzar ese objetivo. Dolores deja muy claro que las acciones requeridas serán costosas pero mucho menos que la inacción que aumenta nuestra dependencia energética cada año y lastra nuestra balanza de pagos, por no hablar de la capacidad de creación de empleo que tiene la rehabilitación.

Albert Grau representa a la Fundación La Casa que Ahorra, que promueve la reducción de consumo energético mediante la información y concienciación de la ciudadanía, la colaboración con las administraciones y la concienciación de las empresas del sector. “Nos hemos comprometido”, expone, “con nuestros socios europeos a construir edificios con un consumo de energía neutro en 2021 y no estamos haciendo nada para lograrlo”. Según Albert Grau, el actual certificado energético no vale para casi nada ya que sólo mide el consumo de las viviendas en la fase de uso, sin medir el confort térmico ni acústico. Según sus datos, tendremos que rehabilitar unas 350,000 viviendas al año y llevarlas al nivel B de la certificación energética actual, como mínimo, para cumplir con nuestros compromisos.

Susana Huertas, secretaria de Medio Ambiente de UGT Madrid, comienza su intervención con una impactante imagen que muestra a la comunidad de Madrid como el mayor sumidero de consumo energético del país. Sin el impulso de las Comunidades Autónomas y los municipios, Huertas cree que la tarea de la nueva ministra para la Transición Ecológica será muy complicada.

El representante de UGT pone el acento en la cantidad de empleos cualificados que puede generar la transición de la economía y destaca cuatro áreas: Movilidad Sostenible, Construcción y Rehabilitación, Promoción de las Energías Renovables. Insiste en la importancia de la formación para el empleo para que los trabajadores no se queden obsoletos y acaba su intervención con el escalofriante dato de que en 2008 se produjeron 0 Kw/h de energía solar para ilustrar que la Comunidad de Madrid va muy tarde.

Antonio Martínez, de la Cooperativa de Arroyo Bodonal en Tres Cantos, presenta el informe “1000 días con Geotermia en Arroyo Bodonal”. Martínez representa a una comunidad de promotores, propietarios y vecinos que hace unos años decidieron que otra forma de construir es posible. Consiguieron una urbanización con calificación energética A que se ha convertido en el único edificio residencial de Europa que tiene una calificación LEED Platino. Sus emisiones de CO2, en comparación con un comunidad equivalente, supondrían sacar 150 coches de la circulación al año o plantar 20.000 árboles. Esta cooperativa utiliza la geotermia como fuente principal de energía y calcula que se habrá amortizado la inversión en 6 años. Sus viviendas están a una temperatura controlada de entre 20º y 24º durante todo el año, sin radiadores, ni calderas, ni fan coils, ni aparatos de aire acondicionado… Tampoco consumen gas natural y además ahorran gran cantidad de agua mediante el mantenimiento de depósitos de pluviales y el reaprovechamiento de agua grises procedentes de lavabos y duchas para las cisternas.

Jessica Antolin, concejal-delegada de Economía, Empleo y Nuevas Tecnologías en el Ayuntamiento de Móstoles, cuenta que 2/3 de la energía consumida y el 70 % del CO2 se generan en las ciudades y, por lo tanto, son cruciales las decisiones de la política local en materia de desarrollo sostenible. Explica las acciones que desde el Ayuntamiento de Móstoles se llevan a cabo en esta materia y las redes que se tejen con otras ciudades a nivel estatal y europeo para conseguir objetivos que ya se han marcado como la reducción de las emisiones de CO2 en un 21% para el año 2020. El municipio cuenta con una central de biomasa –y otra en proyecto- que abastece de energía a 4000 viviendas. Recientemente han presentado el Plan Estratégico Móstoles 2030 con el que pretenden aumentar la calidad de vida del municipio mejorando la calidad del aire, regenerando el tejido productivo y creando empleo de calidad.

Mi impresión es que la representante del Ayuntamiento de Móstoles es la que está más lejos del lugar en el que debemos estar hoy, pero entiendo que la inercia de la administración es difícil de romper y que cada paso, por corto que sea, cuenta. En todo caso veo que hay muchos caminitos abiertos hacia el futuro, en todos los sectores; también en construcción. De esta última parte del acto no puedo dar detalles porque asistí acompañada de mis hijas y ya no son horas para tenerlas en la calle, por muy comprometida que esté su madre.

Ya ha tomado posesión la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, a la que hace bien poco oí decir en un acto de Sociedad Civil por el Debate que “todas las decisiones de inversión pública y privada han de ser compatibles con el nuevo escenario”: “Debemos poner patas arriba el concepto mismo de inversión”. Pero entonces no era ministra del Gobierno de España. En su toma de posesión ha dicho algo todavía mejor al hablar de “un Ministerio para la solidaridad entre generaciones”. Brillante. Cambiemos el manido enunciado que dice que “todos los gobiernos son una coalición entre el Ministerio de Economía y el resto” por TODOS LOS GOBIERNOS SON UNA COALICIÓN ENTRE EL MINISTERIO DE TRANSICIÓN ECOLÓGICA Y EL RESTO. Ahora, a trabajar.