César Egido, defensor de la palabra como “vínculo de la Humanidad”

 

César Egido defiende la palabra como  el auténtico “vínculo de la Humanidad” que tiende un “puente entre culturas y religiones”. Esa es la creencia que inspira todo el quehacer de su Fundación y, en especial, del Museo de la Palabra que impulsó en Quero (Toledo). Y es precisamente esta localidad cervantina el punto de partida del Concurso Internacional de Microrrelatos que en su quinta edición ha contado con la participación de 43.185 autores de 172 países. La Fundación César Egido Serrano, con un poder de convocatoria creciente como demuestran sus 140.000 seguidores  en Facebook , promueve el valor de la palabra como  “elemento excluyente de la violencia”. Cada día se hace “más patente la cultura de paz y la necesidad de diálogo para resolver los conflictos” nacionales e internacionales, asegura su presidente.

 

“Queremos convivir como hicimos en la Transición”

 

Sea en este país o en cualquier otro lugar del mundo, crece la sensación de que la sociedad civil está llamada a jugar un papel clave en este tiempo

La sociedad civil tiene mucho que decir, puede adoptar una actitud pedagógica para reivindicar y reafirmar los valores que tenemos como colectivo. Tiene que asumir un papel activo. Creo que el objetivo de la sociedad civil es tener capacidad y fuerza para apartar a los que no nos administran bien.

¿Cómo puede contribuir la sociedad civil a la regeneración de la vida política en nuestra democracia?

Vamos a poner en valor lo que verdaderamente somos, lo que algunas personas están construyendo, sin mirar ni adorar a nadie. España tiene buena gente y tenemos que decir que queremos convivir y vivir como hicimos en la Transición. En general, no estamos contentos con la clase política, pero es injusto creer que todos los políticos son malos, porque no es verdad, como tampoco es verdad que todos los jueces o todos los bancos a, y así en todos los ámbitos. En la sociedad civil tenemos más criterio y más cabeza.

 

El presidente del Museo de la Palabra ha sido premiado por la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha por su compromiso “con los valores de la Carta Magna” y en reconocimiento por su labor a favor de la “difusión y estudio de las letras españolas”

 

¿Cuáles son los objetivos de la Fundación César Egido?

La Fundación nació con el objetivo de conseguir que la palabra sea la herramienta para la convivencia entre distintas religiones y culturas; como refleja la leyenda que puede leerse en la fachada en castellano, inglés, árabe y hebreo: “La palabra es el vínculo de la humanidad”, que emocionó al ex embajador de Israel en España,  Shlomo Ben-Ami.  Creo que la política de los pequeños pasos es el camino mejor y más seguro para los grandes objetivos. En la inauguración dije que todo esto era una hermosa utopía. ¿Por qué no? La gente se apunta a los argumentos filosóficos elementales. Y en la Fundación y en el Museo de la Palabra nos parece que todo el mundo quiere la paz. Por eso, el título de la primera edición del  Concurso Internacional de microrrelatos  Museo de la Palabra, abierto a todos los interesados se dediquen o no a la escritura,  fue “Mandela: Palabra y concordia” y este año ha sido “La palabra como puente para la convivencia entre religiones distintas”.

¿Qué aceptación está teniendo  esta convocatoria de microrrelatos?

Está siendo un éxito. El año pasado nos escribieron más de 35.600 personas de 149 países. El presidente de Argentina me dijo que estaba sorprendido porque desconocía  que hubiera 8.000 escritores en su país. Lo cierto es que a la gente le gusta nuestra propuesta de la palabra como herramienta para la convivencia entre religiones distintas, al margen de los 25.000 dólares que otorga el primer premio.

 

“Odiar es lo peor que puede hacer una sociedad civil, es un cáncer”

 

¿Cómo ha ido la edición de 2018?

Este año hemos realizado la quinta edición y han llegando cientos de microrrelatos. El concurso genera muchas expectativas. Hay que tener en cuenta que nuestra web genera 270.000 amigos, muchos de ellos escritores que desean participar en cada convocatoria.

¿Cuándo se entregará el premio?

Naciones Unidas eligió el 23 de noviembre como el Día Internacional de la Palabra como Vínculo de la Humanidad. A mí me temblaban las piernas cuando me lo dijeron, porque esa es nuestra inscripción en la fachada del Museo de la Palabra. Y además el 23 de noviembre fue el día que inauguramos la Fundación. Así que hay un eco internacional. En medio mundo nos ven por este tipo de iniciativas y, bajo ese prisma, hacen también una radiografía de nuestra sociedad civil.  Numerosos embajadores me confirman que estas iniciativas son las que configuran la imagen de un país.

¿Es un compromiso con el talento?

Sin duda. Si queremos vender algo en el mundo o sentir la satisfacción de decir soy español, estas pequeñas cosas nos pueden poner en valor. Y lo tengo comprobado, porque el jurado de los microrrelatos lo componen más de 20 catedráticos y profesores que seleccionan a los finalistas, para que los embajadores puedan elegir al ganador. El año pasado ganó una profesora de la Universidad de Columbia (Nueva York).

 

Día Internacional de la Palabra-Resumen Actividades

 

¿Qué más proyectos ha puesto en marcha la Fundación César Egido?

La Fundación ha firmado un convenio con la  Federación de Asociaciones de la Prensa en España (FAPE) que concede un premio anual de 10.000 euros a la persona o institución que haya utilizado la palabra de manera ejemplar como herramienta de convivencia, libertad y democracia. En su primera edición, el jurado de FAPE  se lo ha otorgado a Lilian Tintori, por considerar que es una activista que emplea la palabra de forma “eficaz” en la defensa  de valores democráticos y de libertad. Yo permanezco al margen de la decisión del jurado de un galardón que no tiene ideología ni sesgo político, pero la elección de Lilian me pareció estupenda.

¿Qué valores tiene la sociedad española?

Tiene muchos valores. Creo que es una sociedad anonadada por su renuncia en muchos ámbitos y asuntos a favor de los políticos, que han llegado a tener un poder enorme. Y ahora se trata de retomar el protagonismo, sin odiar a nadie. El odio es lo peor que puede hacer una sociedad civil. Es un cáncer. La sociedad civil tiene mucho que decir, a veces, con gran acierto.

¿Ese fue uno de los grandes aciertos de la Transición, el empuje ciudadano para reconquistar las libertades democráticas?

La Transición fue un éxito porque todo el mundo se creyó con el derecho y el deber de decir lo que quería. Salimos a la calle para decirlo sin odio. De manera natural, dejamos de comprar El Alcázar para leer Cambio16. La sociedad civil tuvo mucho que decir. Votamos a favor de la concordia que representaba entonces Adolfo Suárez.

 

La Fundación César Egido Serrano bate récords en su V Certamen de Relato Corto con 43.185 trabajos de 172 países

España, Estados Unidos y Argentina registran la mayor participación, con datos muy igualados

Una vez más, la Fundación César Egido Serrano ha vuelto a obtener cifras récord en la convocatoria de su Certamen Internacional de Microrrelatos. Si en la IV Edición  recibió 35.609 relatos de 149 países en esta ocasión han llegado 43.185 trabajos de 172 países, demostrando la gran capacidad de convocatoria de un concurso que aglutina, desde España, a escritores de la mayor parte del mundo.

Por países, los que más han participado en esta ocasión han sido España, Argentina, Estados Unidos de América, Venezuela, Egipto, México, Colombia, Nigeria, Australia y Brasil, aunque también ha habido gran participación de otros países como Reino Unido, Canadá, India, Marruecos, Chile, Perú, Sudáfrica, Cuba, Argelia, Israel, Ecuador, Uruguay, Iraq, Siria, Alemania, Yemen, Arabia Saudí o Rusia.

Los premios que consisten en 20.000 dólares y tres accésits de 2.000 dólares cada uno, para las distintas lenguas oficiales del premio, español, inglés, árabe y hebreo.

En la anterior edición el primer premio recayó en la escritora norteamericana Emily Raboteau, profesora de la Universidad de Columbia, en Nueva York. Igualmente fueron premiados Óscar Darío Giménez, publicista residente en Medellín (Colombia), Soad Suliman, periodista de la televisión en El Cairo (Egipto) y Mira Kaufman, bióloga natural de Jerusalén (Israel).

Por otra parte, como cada año, el pasado 23 de noviembre se celebró el Día Internacional de la Palabra como Vínculo de la Humanidad, coincidiendo con la inauguración en 2009 del Museo de la Palabra, en Quero, Toledo, la emblemática sede de la Fundación César Egido Serrano. Esta celebración ha sido a nivel mundial y se han hecho cientos de manifestaciones culturales de todo tipo, en países tan dispares como India, Nigeria, Vietnam, Croacia y la mayor parte de los países iberoamericanos.

Una de las acciones más llamativas de este año ha sido que Jonathan Rothschild, el alcalde de Tucson, la segunda ciudad más grande del estado de Arizona tras Phoenix, ha decretado el día 23 de Noviembre de cada año como Día Internacional de la Palabra.

Embajadores de la Palabra

El próximo 23 de noviembre se celebra el Día de la Palabra como Vínculo de la Humanidad, coincidiendo con la fecha en la que se inauguró el Museo de la Palabra, y a propuesta de numerosos países e instituciones. Desde la Fundación César Egido Serrano, quisiéramos nombrarte “Embajador de la Palabra” en tu país y/o ciudad de origen y animaros a crear ese día una iniciativa en vuestra ciudad,  como convocar en un lugar y a una hora a las personas que sientan la necesidad de poner la palabra como herramienta frente a la violencia. Subir una fotografía, vídeo o comentario en Facebook o hacer una reunión entre amigos. De esta manera, te convertirás en “Embajador de la Palabra” en tu ciudad.

Todas aquellas propuestas recibidas, serán compartidas con todos vosotros a través de nuestras redes sociales, emails y webs.

 

Ver Más…

Manifiesto: http://www.dayofwords.com/es/manifiesto

V Premio Internacional de Microrrelatos: https://www.fundacioncesaregidoserrano.com/es/actividades/concurso-de-microrrelatos/v-edicion/formulario-de-participacion/lang/es-ES