Bruselas no multa a España por los ‘números rojos’, pero exige austeridad y recorta 5.000 millones

 

La Comisión Europea ha decidido, después de más de tres horas de reunión, cancelar la multa a España y Portugal pese a los continuos incumplimientos de los objetivos de déficit. Bruselas ha encontrado finalmente una escapatoria que le permite no estrenar las sanciones del Pacto de Estabilidad con dos de los países más golpeados por la reciente crisis financiera y que más recortes han aplicado. A cambio, Bruselas establece unas nuevas metas fiscales muy duras para España y Portugal, con objetivos del 4,6% del PIB para este año, el 3,1% en 2017 y el 2.2% en 2018. La Comisión estrechará la vigilancia sobre las cuentas públicas, con informes trimestrales. Y quiere un presupuesto austero para 2017, con un recorte estructural de 5.000 millones (sin tener en cuenta el ciclo económico).

El desfase presupuestario alcanzó el 5,1% el año pasado, en lugar del 4,2% exigido por la UE. Bruselas considera que el Gobierno de Mariano Rajoy no tomó medidas eficaces para contener el déficit y, además, contribuyó a dispararlo con rebajas de impuestos y aumento de gasto en pleno año electoral, informa El Español.