Agentes sociales, empresas y entidades financieras piden “políticos valientes” e “inteligencia colectiva” para una transición energética “viable”

Julio Lumbreras, director para Norteamérica de la Universidad Politécnica de Madrid.

 

Agentes sociales y expertos de los ámbitos empresarial y financiero han reclamado hoy al Gobierno, en un Encuentro de Sociedad Civil por el Debate, una acción “valiente” para llevar a cabo una transición energética justa, eficiente e inaplazable, tal como están haciendo otros gobiernos de los países europeos de nuestro entorno, como el que lidera el presidente francés Emmanuel Macron. La periodista Caty Arévalo, corresponsal medioambiental de EFEverde e integrante del Programa Knight de Periodistas Científicos del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), ha subrayado que ya llegamos tarde: “Tenemos informes suficientes, ha llegado el momento de exigir un marco estable y consensuado para hacer una transición que es inevitable y que presenta grandes oportunidades para España”.

Teresa Ribera, directora IDDRI (París):
“Aprovechemos la oportunidad porque está ahí, la gente pide más de lo que se le está ofreciendo y requiere una respuesta sólida. Hay que dar un paso al frente, lo más peligroso es quedarse esperando a que el cielo caiga encima de nuestras cabezas”
Julio Lumbreras, director para Norteamérica de la UPM:
“La tasa de carbono es un instrumento fantástico para luchar contra el cambio climático, como ha demostrado Reino Unido, que con su aplicación ha dado lugar a la descarbonización de la economía”
Caty Arévalo, corresponsal ambiental EFE:
“Apostar por la transición energética y por una economía baja en carbono puede ser muy beneficioso para España porque, por primera vez, caemos de pie en las energías del futuro: el sol y el viento”
Marta Martínez, Proyectos Especiales de la Dirección de Políticas Energéticas y Cambio Climático de Iberdrola:
“La transición energética es viable técnica y económicamente y, además, es deseable, tenemos que darnos cuenta de que es una oportunidad y hay que aprovecharla”
Emilio Martín-More, Responsable de Reporting & Responsible Policies de BBVA:
“BBVA lo tiene tan claro que se ha comprometido a movilizar 100.000 millones de euros en finanzas sostenibles, entendiendo por tales aquellas que tienen en cuenta un impacto positivo en la sociedad y en el medio ambiente”

 

“La transición energética es viable técnica y económicamente y, además, es deseable, tenemos que darnos cuenta de que es una oportunidad y hay que aprovecharla”, ha manifestado en el debate la responsable de Proyectos Especiales de la Dirección de Políticas Energéticas y Cambio Climático de Iberdrola, Marta Martínez, para subrayar que las tecnologías limpias “son cada vez más competitivas y los escenarios que hace años parecían imposibles, ahora se ven alcanzables”. En su opinión, es preciso actuar con “objetivos ambiciosos a corto, medio y largo plazo, con políticas transversales y sectoriales que permitan avanzar en varios frentes a la vez”. En unos años el coste del vehículo eléctrico se igualará al de combustión interna, motivo por el que Martínez considera importante que “la fiscalidad contribuya a dar las señales correctas y a ser una fuente de financiación”.  Para aprovechar esta “oportunidad” que brinda la transición energética, Marta Martínez ha indicado que la clave es crear  “alianzas para que se acelere la acción”, porque el reto de la transición energética requiere de todos los agentes implicados.

Emilio Martín-More, responsable de Reporting & Responsible Policies de BBVA, ha subrayado la necesidad de una estrategia a largo plazo para resolver un problema que “tenemos aquí ya”, teniendo “claro las reglas de juego” y “el marco regulatorio nacional y supranacional”. Tras dejar en el aire el interrogante de si un préstamo para hacer la vivienda más eficiente energéticamente debería ser más barato, el conocido como green factor que es objeto de debate actualmente en la UE, Martín-More ha dicho que BBVA “lo tiene tan claro” que se ha comprometido a movilizar 100.000 millones de euros en finanzas sostenibles, entendiendo por tales aquellas que “además del tradicional retorno económico, tienen en cuenta un impacto positivo en la sociedad y en el medio ambiente”, que incluye financiación verde a empresas e instituciones –los llamados bonos verdes, “un mercado que está teniendo un crecimiento exponencial”; soluciones para la gestión de residuos, para infraestructuras sostenibles en salud, educación, en vivienda social, transporte público, bonos sociales, la inclusión financiera para personas vulnerables.

“Y todo ello predicando con el ejemplo”, ha señalado, “poniéndonos como objetivo que el 70 % de la energía que se consume en nuestra entidad sea renovable en 2025 y un 100 % en 2030” y dibujando unas líneas rojas sobre actividades restringidas o excluidas en aquellos sectores de mayor impacto social y ambiental. Asimismo, el banco se compromete a involucrar a todos los grupos de interés para impulsar de forma colectiva la contribución del sector financiero al desarrollo sostenible.

“Seamos honestos y reconozcamos que en esta transición va a haber ganadores y perdedores. Los perdedores no tienen por qué serlo si llegamos a tiempo, trabajamos todos juntos y nos sentamos con ellos a buscar soluciones”
Caty Arévalo, corresponsal ambiental EFE

Teresa Ribera, directora del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales (IDDRI) de París, apeló a la necesidad de “un debate social y una presión social participados”, reclamando “políticos valientes” que “no se queden atrapados en contextos con poco recorrido” una “respuesta sólida y temprana” del Gobierno porque “no hay tiempo que perder”.

La ex secretaria de Estado para el Cambio Climático considera que “nunca en los tiempos recientes hemos contado con una oportunidad tan extraordinaria como la que tenemos ahora”, de tal forma que “la industria, la empresa, sale de forma decidida a decir ‘necesitamos un contexto diferente para poder pensar en un futuro económico e industrial que sea durable y perdurable en el tiempo; la demanda social está muy clara y, por primera vez, disponemos de muchas variables que se cruzan con ese componente energético a la hora de poder tener un debate sólido”.

“Aprovechemos la oportunidad porque está ahí, la gente pide más de lo que se le está ofreciendo y requiere una respuesta sólida”, ha dicho Teresa Ribera. El ingeniero Julio Lumbreras, director en Norteamérica de la Universidad Politécnica de Madrid, ha destacado el papel protagonista que debe tener la Universidad en la transición energética como “agente de esta transformación” que representa “un profundo cambio en la mentalidad de las personas, instituciones y asociaciones para desarrollar instrumentos y alianzas “desde la inteligencia colectiva”.

¿Por qué no hay una Ley de Cambio Climático?

Manuel Campo Vidal, que se ha mostrado convencido de que este asunto debe estar en las grandes cadenas y en los debates presidenciales y ha lamentado que avancemos “con lentitud” frente a la exigencia de un reto que ya abordan seriamente empresas del IBEX, como Iberdrola, que está “transformando el modelo de producción de energía en este y en otros países”, y BBVA, entidad muy sensibilizada con las finanzas sostenibles. Tras preguntar por qué España no tiene aún una Ley de Cambio Climático, Manuel Campo anunció la presentación, este miércoles, del documental “Vigilantes del Planeta” en un acto que reunirá a alumnos y directores de centros educativos, como preámbulo de una campaña informativa sobre la lucha contra el cambio climático y la transición energética.

Viaje de la Comisión de expertos al Parlamento

La periodista Caty Arévalo -que ha reclamado un papel informativo mucho más activo de los medios de comunicación españoles, en especial, de los públicos- ha preguntado por qué el no está ya el ‘Informe Nadal’ en el Parlamento para que los grupos políticos puedan discutir sobre las “incógnitas que deja abiertas”. Es el “punto de partida de lo que se va a hacer” porque, aun con “graves deficiencias como la ausencia de mujeres entre sus 14 expertos, es representativo de la patronal, de los sindicatos y de los grupos políticos”, ha precisado la corresponsal medioambiental de EFE, para destacar algunas de sus conclusiones como la que señala que “el futuro va a ser solar” y que “no será posible la transición a una economía baja en carbono sin una reforma fiscal, un paso inevitable”. Respecto al papel de la sociedad española, en su opinión falta “participación, implicación y visión” sobre “qué podemos hacer” en el nuevo modelo de desarrollo al que “inevitablemente vamos”.

Inversión público-privada ’climacompatible’

Entre las iniciativas internacionales, Teresa Ribera ha destacado la hoja de ruta que propone la Comisión Europea para contar con un sistema financiero sostenible, resaltando la importancia de asegurar de que “todas las decisiones de inversión público-privada sean clima-compatibles” porque de lo contrario no servirán para nada. En este sentido, la experta ha destacado la iniciativa holandesa de primar fondos que dediquen su inversión en activos en cosas sostenibles, que se definen por decreto cada cierto tiempo, para “tener claro lo que se quiere construir y donde se quiere llegar”.

En este punto, Ribera ha elogiado a Madrid porque “ha vuelto a estar en el mapa de las ciudades interesantes a seguir en el mundo”, ha destacado Teresa Ribera para elogiar “se están haciendo ensayos en línea con lo que se tiene que construir”, por ejemplo, en movilidad y espacio público de la ciudad; en un momento en que “hay que dar un paso al frente” porque “lo más peligroso es quedarse esperando a que el cielo caiga encima de nuestras cabezas”. En su opinión, “la fiscalidad y el presupuesto público son las grandes medidas clásicas para que el Estado, que tiene un papel de árbitro como garante del interés público, pueda dar cobertura a toda “esa demanda y tensiones sociales que se van a materializar” en esta transición energética.

Laboratorios de inteligencia colectiva

El ingeniero de la UPM, Julio Lumbreras, ha definido la tasa de carbono como “un instrumento fantástico” para luchar contra el cambio climático, como demuestran países como Reino Unido, donde su aplicación “ha dado lugar a la descarbonización de la economía”. Asimismo, ha lamentado que en la estrategia de la automoción española presentada el pasado año “ni se mencione el vehículo eléctrico, cuando está clarísimo que el futuro va por ahí y que tenemos la posibilidad de desarrollar tecnología y ser punteros en ese ámbito”. En su opinión, sin la implicación ciudadana no podrá hacer la transición energética, que requiere de la “inteligencia colectiva” para lograr que la gente se ponga de acuerdo para actuar, como ocurre en Estados Unidos. “Allí están haciendo iniciativas como la del MIT, que es el laboratorio de inteligencia colectiva contra el cambio climático, donde 100.000 personas trabajan contra el cambio climático, contando también con la participación de universidades como la Politécnica de Madrid.

El informe final de la Comisión de Expertos de Transición Energética. Análisis y propuestas para la descarbonización y un resumen ejecutivo se pueden consultar en la web del Ministerio de Energía www.minetad.gob.es